Tijuana

Tijuana

Este es el muro

donde termina el espacio

que se nos ha permitido.

La ciudad se recuesta sobre él,

choca como una ola en el malecón.

Los hombres del sur

custodiados por sus helicópteros y patrullas,

miran el mar espumoso y oscuro al atardecer,

la misma arena que pisan está también del otro lado,

pueden ver tras el metal que es la misma sal.

Tal vez habrá una esperanza que no caerá en el desierto

o entre piedras de un paisaje marciano.

Es la última esquina de mi mundo,

la sal que cruza ilegal como los peces,

El viento que anda de un lado a otro sin documentos,

la sirena, las luces, las cámaras,

la sed que mata entre matorrales.

Todo aquello que se confabula

para hacer más triste el viaje.

Y uno que llega aquí pensando que el mundo no acaba.

Los pies cansados de andar hasta estos límites,

donde nadie mira hacia el otro lado,

porque ahí está el horizonte

tras ese muro que lo esconde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s