La bacteria africana

Una poderosa bacteria ataca y mata en Alemania, si fuera una película el argumento tendría a un laboratorio famacéutico y sus caprichosos experimentos al márgen de la ética y las leyes federales, según Darwin se trata de una mutación genética como es la norma desde hace un par de millones de años.

En la vida real y los podios gubernamentales, el culpable es un pepino.

Los pepinos aunque sean orgánicos tienen una capacidad apocaliptica de exterminar, eso según los organismos de salud y los últimos reportes del gobierno que con mucha preocupación alarman a la población y telefonean con amigos en las farmacéuticas que pagan sus campañas electorales y casualmente tienen una medicina experimental a disposición para combatir precisamente esa amenaza.

Desde el comienzo sospechaba que podría ser un ataque talibán. Una bacteria tan dañina no puede ser alemana, en este país de pureza higiénica y controles estándar ISO internacionales para importar bananos, tomates, lechugas y por supuesto, pepinos perfectos de colores uniformes y formas geométricas bien definidas, mejores que aquellas naturales o hechas por la mano divina, — de hecho las hortalizas bávaras están bendecidas por el mismo Papa Benedicto.

Primero se dijo que el pepino con E. Coli venía del norte, eso contradecía mi hipótesis, es inusual en un pais donde por lo general los extranjeros son culpables o al menos sospechosos hasta demostrar lo contrario, pero lamentablemente no se importan pepinos de Turquía y ningún fallecido había comido Kebab, tampoco hubo un barco cargado de hortalizas ilegales desde Libia, rechazados por los italianos y remitidos a Hamburgo. No, esto seguía raro.

Finalmente después de muchos o algunos estudios que tardaron menos de 24 horas para investigar, procesar y difundir, –tremendo manejo de crisis–, por la eficiencia de buscar culpables más que soluciones, y después de un breve viaje por Europa, resultó que una empresa española regaba con agua fecal sus campos y mandaba sus productos a Alemania.

Muy buena táctica esta de echarle la culpa a los otros, tampoco España se queda atrás, resulta que en algunos foros ellos también son víctimas de las pepinadas, la defensa es simple, los pepinos vinieron de Marruecos y fueron enlatados en Málaga… ah? No queda eso en Africa? No es un país musulmán? Y no hablo de Málaga. Lo dije, lo dije!! Ya lo sabía!! Para qué investigar si tenemos a los musulmanes para echarle la culpa de todo?

Alemania no puede ser la patria de una bacteria, porque no existen bacterias en todo su desinfectado territorio, las han exterminado con su sistema impecable y perfecto de políticas agrarias eficientes, seguras, legítimadas por todo un continente, aunque sean injustas para tres cuartas partes del mundo.

Algo así era incapaz de pasar aquí. Una explicación lógica era detectar un problema en el extranjero, los otros, escuche bien, los otros son por lo general, o mejor siempre, los culpables, ellos están contaminándonos. Sólo me pregunto, ¿por qué no se ha muerto nadie en Marruecos por comerse un pepino?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s