Decisiones

En mayo del 2007 publiqué este texto en La Prensa. Siempre actual, la experiencia se repite.

Sin premeditarlo o a su debido tiempo, uno llega al punto que no puede dar la vuelta, cruzar la acera, cambiar de rumbo, obviar las cosas o simplemente dejar pasar. Sólo queda apretar el cinturón, respirar profundo un aire espeso y poner todo sobre la balanza para poder continuar. Nadie va a morir, es cierto, pero cuán difícil es tomar una decisión. ¿Pero por qué asusta tanto? Simplemente debe suceder, nada mejor que agarrar —como dicen— “el toro por los cuernos”, podría ser peor dejar pasar el tiempo y quedarse estancado esperando algo que tal vez nunca llegue.

A veces recordamos oportunidades perdidas que hoy pudieron cambiarnos y en los casos más afortunados suspiramos con desahogo algún llamado “golpe de suerte” que nos libró incluso de catástrofes.

Pero todo es producto de una elección forzada o voluntaria, de un deseo que tuvo su oportunidad de salir de la gaveta y lo hizo.

Entre todas estas cosas, la decisión de partir como la de regresar es difícil, especialmente en un país donde la mitad, sino acaso, la mayoría quiere irse y uno de cada seis ya se fue.

Por eso es fácil encontrar personas extrañadas por algunos que retornan. ¿Acaso no es mejor cerrar los ojos y conformarse, no volver atrás para no hacer círculos en el camino? Muchos, prefieren estar lejos, acostumbrarse al olvido o la añoranza. Y tienen todo el derecho de hacerlo. De todas maneras, las viejas historias se olvidan pronto, especialmente cuando fueron amargas. Luis Enrique Mejía dice incluso en una canción que volver a su pueblo es buscar viejo llanto y dolor.

¿No sería mejor dejar el pasado en el lugar correcto? Al retroceder el tiempo, uno se arriesga a volver a un lugar extraño y romper nuevamente con los lugares y personas que se hicieron comunes en otros sitios, en el presente.

También es tonto suponer que algo puede cambiar al tomar una elección, si en realidad es uno el que cambia, solo y sin retorno al punto de partida. Así es siempre, aunque se trate de escoger entre rojo o azul, entre vainilla y chocolate. Las elecciones más simples y cotidianas como las existenciales, al final siempre son cuestión de gustos e instintos.

¿Dónde será mejor la vida? No sé. Aquí o allá todo se llena de la misma frustración o el mismo optimismo. Algunos para alcanzar un cierto grado de tranquilidad o satisfacción sólo necesitan ser como las plantas, adaptarse al clima, echar raíces y esperar que nadie deprede, otros prefieren ser libres y tomar la iniciativa.

Pero eso de ser libres no siempre es fácil: las creencias, el matrimonio, la profesión, el trabajo, los amigos, el alcalde, el presidente, emigrar o no. Todo es producto de una elección. Sólo nacer no es una pregunta que debimos responder o la muerte cuando toca inesperada. Por eso, veo hacia mi lado, hacia atrás, hacia adelante, tomo un poco de aire, tratando de fingir que estoy seguro de todo y sigo adelante, pretendiendo mantener el equilibrio para no caer en el camino de las cosas que me he propuesto aún sin conocer el resultado.

Salgo de la ciudad sobre los acantilados, cruzo la meseta y me dirijo hacia los pueblos, donde vivo. Entonces tras ese paisaje verde sosegado que despunta sobre la ciudad junto al lago que abandono al caer la tarde, todo ese remolino de preguntas y respuestas se terminan. Abro la puerta después de una hora de viaje, esta vez no fui tan lejos como hace algunos años. Una sensación leve pero sorprendente me entra por los poros, me sacude el alma y me deja con una sonrisa efímera pero auténtica.

Quizá sólo se trata de eso, llegar cansado a un lugar determinado y poder decir después de un largo viaje con una seguridad inconsciente, que estoy en casa y ya no soy más un extraño.

Jinotepe, 12 de mayo 2007

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s