Diálogos con hombres que quieren amar a mujeres, bien mujeres

El amor de mi hombre
no conocerá el miedo a la entrega,
ni temerá descubrirse ante la magia del enamoramiento
en una plaza llena de multitudes.
Gioconda Belli

Banksy
Banksy: Love sick

Es extraño pero yo he encontrado a la mujer de mis sueños, varias veces. La vi en los pasillos de mi universidad y despidiéndose en uno de los vehículos de su padre después de un curso de francés, entonces pensaba que quien no ajustaba para el pasaje de bus no podía pretender las gracias de una muchacha llena de privilegios, pero ocurrió con un poco de franqueza y las carencias hambrientas de estudiantes fueron llenadas con besos hasta el día que se fue.

Maduré y reconocí que la mujer de mi vida debía hablar conmigo como mi mejor amiga, ser la confidente de mis fantasmas, mi sicoanalista de noches que terminaban con largas conversaciones sobre todo con los primeros rayos del sol, entonces fui yo el que se fue.

Después encontré a una mujer dulce de ojos azules casi transparentes y miopes. Nos equivocamos tantas veces, pero las cosas no se fuerzan, porque la amistad no es suficiente para estar juntos. Y entonces la pasión llegó con aquella demente sudamericana, más perdida que yo en un lugar extraño, abandoné el recato, redescubrí el fuego, lamí el fango, me arrodillé a sus piés sin pensarlo, pero las noches de bohemia eran más ardientes que mi cama.

Y así encontré al tiempo una mujer pequeña que hizo promesas infinitas, me regaló poesías, noches tranquilas en jardines nevados o dorados en la hojarasca de otoño, tomé mis maletes y le ofrecí todo, era un poco de todas estas experiencias pasadas y la madre de los hijos que quise tener, era finalmente el puerto que buscaba, pero uno se pone viejo y terco, se da cuenta que con todo, el amor no es suficiente, sabio o cobarde, te das cuenta que no existe un futuro común a pesar de los sentimientos, la realidad de lo cotidiano anda despierta, el tiempo y las buenas intensiones no cuentan, sino, las pruebas. Las parejas que se sostienen son prosaicas y triviales como un desayuno con pan y jalea.

Las relaciones no están hechas de amor, ni pasión, ni promesas, son contratos permanentes entre dos individuos que se someten, compromisos para mantener el orden de las cosas comunes que se refuerzan con los años o se pierden inevitablemente. El amor es eterno, es cierto, siempre queda como espina incrustada en un lugar secreto y de pronto vuelve a doler o sangrar en el mismo sitio, pero la vida en común es un camino lleno de senderos misteriosos que se cruzan o bifurcan.

Banksy
Banksy, peace and love

Muchas veces me he equivocado, pero también he perdonado. No sé cuánto orgullo propio hay en cada pérdida, ahora queda poca ilusión, en esta parte del camino nada nuevo sorprende al corazón más que la tranquilidad de su soledad, sólo que para llegar a este punto, debe uno agradecer de algún modo a las mujeres que te albergaron un tiempo, las que hicieron posible no un lazo eterno, sino, anclar el barco de tu propio destino y reconocerme en el espejo como el humano que ahora soy.

Ellas, no son tanto como una madre o una hermana, pero tampoco como una amiga, se unen a vos en el camino, te acompañan un trecho y te sueltas, te sueltan, ahí en la caída bajo la pena del abandono, en el exilio del corazón, te vas haciendo hombre, un poco más fuerte, algo más sensato, tal vez tierno, vas perdiendo la terquedad de la juventud y te vas reconciliando con el pasado aún disconforme con el mundo, pero radiante frente al espejo y de nuevo solo. Nada ni nadie puede quitarte el momento que podiste conquistar la tierra prometida y en la cima de la montaña fuiste grande, te hiciste inmenso como tu propio deseo, premiado con el trofeo más extraño y secreto, ese que se va cuando quiere y nunca regresa.

Anuncios

2 comentarios en “Diálogos con hombres que quieren amar a mujeres, bien mujeres”

  1. ridículo y vergonzoso ese título, las mujeres son bien mujeres por sí mismas, es su derecho de nacimiento, no es que llegarán a ser bien mujeres, sólo por ser dizque amadas por un huevón machista oportunista de sus más bellos sentimientos que sólo en sí mismas las legitima de amarse y ser amadas, sean por un huevón, otra mujer o un ángel… qué pena este tipo de hombres disfuncionales escribiendo ridiculeces así

    1. Estimado Mario, lamento que siendo defensor de las mujeres uses un lenguaje sexista y agresivo, a pesar de eso creo que tienes el derecho a expresarte como quieres. Sobre el título, debo decirte que lo tomé de Giconda Belli y uno de sus poemas “Reglas del juego para hombres que quieren amar a mujeres mujeres” que es muy conocido y supuse no requería referencias, en todo caso, ahí está un epígrafe del mismo al iniciar el artículo. Si esa referencia en el título te parece ridícula y vergonzosa, te sugiero que leas un poco la trayectoria de Belli.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s