No le hago barra a Alemania

Algunos me felicitan cuando gana Alemania o el FC Bayern en la Champions League. Es raro, viví casi una década en Berlín, donde  puedo andar a ciegas, tengo familia allá, estudié una carrera completa gracias a la gratuidad de sus universidades, a veces sueño en alemán y también amé en alemán, tengo un par de buenos amigos, tuve un par de malos encuentros, tuve profesores que me enseñaron y respetaron, así también conocí a otro montón que fueron todo lo contrario, lo normal pues, en el mundo hay gente de todo tipo. Con el futbol en cambio, no puedo ser neutral, me pasa que en cada juego me invade el deseo que pierdan y aunque nunca he estado en Argentina, Uruguay o Brasil, me alegra cuando ellos ganan y me entristece cuando pierden. Muchos que nunca han salido de Managua apoyan el futbol de los teutones, un equipo multicultural que copia el estilo sudamericano, entonces, qué rencores tengo para no apoyarlos? Bueno, esta es mi lista de razones por la que no le voy a la “Mannschaft”.

1. Alemania no es mi segundo hogar: Tengo familia en Alemania y con ellos estoy en casa, fuera de ahí es imposible sentirte bienvenido en un país materialista, competitivo y con un racismo estructural de primer mundo, es decir, sutil, efectivo y desarrollado.

2. No tengo muchos amigos alemanes en Alemania: Aunque amé en alemán, eso es parte de mi pasado, el corazón lo comparto con mis amistades que son básicamente latinoamericanas y migrantes en Berlín.

3. No le debo el corazón a nadie: Alemania no me regaló nada, en todo caso, yo también aporté mis conocimientos, mi idioma, mi trabajo y mi experiencia a esta sociedad. No pagué por mis estudios, pero nadie me pagó tampoco por estudiar. El amor se gana o se pierde como en el futbol, y aquí no hay empate.

4. El juego bonito lo inventaron los brasileños: Sí es cierto, Alemania es un equipo con grandes cualidades deportivas, pero nunca voy a poder admirar a un Müller o Schweinsteiger, teniendo en el patio de mi casa y de mi infancia a Pelé y Maradona.

5. No soy teutón, sino latino.

6. No estuve en Argentina, pero me gusta la cumbia y el tango.

7. Mi equipo de futbol local es Hertha Berlin y no nos gusta el FC Bayern:  La selección alemana está basada en el equipo de Munchen. No me siento alemán, pero sí pudiera sentirme cercano a Europa es en Berlín, le llaman allá “patriotismo local”, mi barrio es Neukölln a donde no pude regresar cuando llegó la avalancha de chiquillos Wessis a despojarnos de nuestros espacios plurales que ahora están repletos de locales donde no se puede comprarle más a los árabes y turcos. Ich bin kein Berliner, pero en Berlín es a pesar de todo “anders”.

8. No me gusta la xenofobia: Expresiones radicales se dan a menudo en los estadios, en las fiestas futbolísticas masivas al equipo alemán surge demasiado pronto un nacionalismo ligth que al final es nacionalismo camuflado. No es lo mismo que el patrioterismo futbolero latino, no pueden compararse.

9. Todos quieren ser el David con la honda: Los latinos son millonarios en sus equipos, pero la mayoría fue gente como yo, sus orígenes los comparto y los dramas que aparecen al nacer en estos lados del mundo.

10. Resistencia cultural: Siempre estuve en contra de los intentos de asimilación, el respeto a la diferencia, al pensamiento ajeno, a la cultural del otro y sobre todo a su identidad, debe ser un punto central en las políticas de integración alemana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s