Viviendo en la ruta del canal

Después que el gobierno anunció a mediados del 2014 la ruta del canal interoceánico visité el istmo de Rivas para escribir un reportaje sobre los posibles expropiados, así que volví hace poco a la comunidad de Río Grande para conversar con las familias y recuperar la historia a continuación

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Río Grande de Rivas ya no existe, los mapas aún lo señalan pero están desactualizados, el lugar se transformó en un cauce arenoso. La sequía acabó con el manantial y muchos pozos, algunos con suerte sacaron un poco de maiz, frijoles y sorgo para no morirse de hambre.

Aquí precisamente, en esta comarca entre Tola y la ciudad de Rivas, sobre este arenal que aparece en los mapas con el opulento nombre de “Río Grande”, se construiría la esclusa del Pacífico del famoso Canal Interoceánico de Nicaragua. Es decir, la comunidad que hoy está muriendo de sed, quedaría sepultada por el agua canalera.

La mayoría de los 2,650 habitantes censados en el 2005 viven de la agricultura de subsistencia, entre ellos campesinos beneficiados por la reforma agraria del gobierno sandinista en la década de los 80 y que ahora se sienten traicionados con este nuevo proyecto. “Daniel Ortega nos dió estas tierras y ahora nos la quiere quitar”, dijo la agricultora Elsa Duarte, sobre el presidente, quien también fue el líder de la guerrilla sandinista.

Eddie López, obtuvo cuatro hectáreas con la reforma porque es indígena, pero en el 2014 los técnicos chinos marcaron su propiedad para expropiarla, rumores de vecinos dicen que serán desplazados a un asentamiento construido por el gobierno en el área de El Astillero.

“Aunque me regalen una casa, de qué sirve si voy a terminar en un pedregal. Yo no voy a comer una casa, vivo de la agricultura, de nada sirve buscar empleo en un hotel”, dijo López sobre las oportunidades que le quedarían.

La ruta anunciada por Wang Jing, presidente de la concesionaria Hong Kong Nicaragua Canal Development Investment Company (HKND) requiere una inversión de 40 mil millones a 50 mil millones de dólares, sus 278 kilómetros sobrepasan al Canal de Panamá que tiene 78, con un ancho de 230 a 530 metros y hasta 30 metros de profundidad, podrían dar paso a 5100 barcos anuales. Según el Plan de Diseño disponible en el portal oficialista La Voz del Sandinismo, el proyecto incluye un aeropuerto, zonas turísticas y de libre comercio, dos puertos, complejos habitacionales y administrativos, un hotel con mil 400 habitaciones que sería el más grande de la región e incluso la laguna artificial de 400 kilometros cuadrados que usarían para alimentar el sistema de esclusas.

Más de un año pasó y todo está igual en Río Grande, aunque en octubre pasado un piloto que fotografiaba la ruta canalera murió al estrellarse contra la copa de un árbol.

Se rumora también que mandarán a los desplazados al Atlántico Norte, por eso López considera que “nadie va a ir por las buenas, aquí puede haber hasta sangre, la gente no quiere irse a otro lado, sería bueno que el gobierno se sentara a platicar con la gente, pero lo toman a uno como objeto”.

Duarte en cambio está resignada, “uno puede aceptarlo, qué le vamos a hacer si el gobierno manda! No voy a decir que me van a matar por un tuco de tierra, al principio lloré porque una está acostumbrada a su lugar, ahora solo estamos esperando que se haga la voluntad de Dios. Bonito sería que te digan donde te van a poner y cuanto te van a dar por la tierra, pero es duro que te vayan a botar como perro a un lugar desconocido”.

Algunos miembros de la comunidad han asistido a las protestas, pero Damaris Martínez Aráuz y su esposo Juan Zúniga prefieren quedarse por temor a la violencia, aunque participan en las reuniones mensuales que organiza el Frente Sandinista. Ellos también son beneficiados de la reforma agraria pero la propiedad no está legalizada con sus nombres, “a pesar que hemos dejado toda nuestra vida aquí”.

Así que las indemnizaciones por los terrenos expropiados podrían ser un rompecabeza para esta familia y la de otras muchas en la ruta. Los registros de propiedad de Nicaragua están incompletos y se estima que casi la mitad de dueños tienen problemas de legalización, como comprobó el estudio “Mercado de Tierras y Seguridad en su Tenencia” del 2011, publicado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social.

En noviembre corrió por la comunidad el rumor que era la última vez que visitarían el cementerio para el Día de los Muertos, muchos se preguntan dónde pondrá a los difuntos o si se van a poder llevar los restos que están en el cementerio.

Los Zúniga no saben si el canal será construido o no, pero viven con la preocupación “que de la noche a la mañana nos digan que debemos salir”.

A cinco kilómetros al oeste de Río Grande está La Junta, otra comunidad donde los técnico chinos aparecieron, aquí los ancianos son los más consternados por posibles desalojos. Los más jóvenes dicen que no se opondrán mientras paguen lo justo por sus tierras.

Gilberto Tórres, un agricultor con cuatro hectáreas sembradas con sorgo y frijoles, nació en La Junta y quisiera morir aquí también, por eso pide que el gobierno deje a los expropiados de la comunidad a la orilla del canal y no los lleven a un lugar lejano.

LAS COSTAS HOTELERAS

HKND pretendía ocupar zonas en la costa del Pacífico y la isla lacustre de Ometepe, que es una región de alta demanda de bienes raíces. Los proyectos en eta área fueron eliminados el año pasado, en su momento intenté contactar con los dueños de los hoteles Madera Surf y Morgan’s Rock en el Pacífico, con representantes de la industria hotelera y de bienes raíces en la costa de Madera, San Lorenzo y Majagual pero no quisieron opinar sobre el tema.

El Grupo Pellas no se encuentra en el área de expropiación, pero el posible puerto de Brito está a pocos kilómetros de su proyecto Guacalito de la Isla, cuya inversión ronda los 250 millones de dólares. A pesar de la insistencia, nunca comentaron al respecto.

Las etnias rama y kriol en el río Punta Gorda y su desembocadura en el Atlántico emitieron un comunicado de prensa donde advierten que están violando el derecho de consulta, propiedad y autodeterminación de sus comunidades.

Las autoridades también prometieron ir a finales de mes (agosto 2014) a la región central y repiten las palabras del presidente de HKND Wang Jing, “el canal de Nicaragua será un canal ecológico” y los estudios presentados provienen de inspecciones e investigaciones en campo, “ninguno de nuestros resultados viene de la nada”.

Mientras tanto, el ejército tiene ya un puesto de control en la boca del río Brito donde hay unas 35 viviendas, la mayoría casas de verano, sin agua y electricidad, pero con patrullaje que empieza a afectar a algunos que en el único camino de acceso a sus propiedades son intersectados por los soldados.

El río Brito atraviesa en gran parte la hacienda Miramar, con más de mil hectáreas, otrora propiedad del dictador Anastasio Somoza Debayle y confiscada en 1979, pasó a manos de la cúpula económica del partido sandinista después de 1990. Ahora es propiedad de un consorcio guatemalteco, cuyo representante legal es una persona cercana al gobierno, según investigaciones de la revista digital Confidencial.

En la desembocadura de Brito vive Moisés Pérez Morales, probablemente uno de los primeros trabajadores nicaragüenses beneficiados por el canal, fue contratado por los geólogos chinos como guía entre septiembre y diciembre del 2013 y los llevó a las comunidades, después volveron a buscarlo entre marzo y abril del 2014.

“Buscan a los pescadores locales, un amigo estuvo también trabajando en las perforaciones en tierra, contrataron botes de San Juan del Sur para hacer exploraciones en el mar”, pero a pesar de la entrada extra de dinero, Perez sabe que con el canal “si uno es pescador y no sabe otra cosa, está arriesgándose a no encontrar otro trabajo”.

Pérez es testigo de la entrada y salida de caravanas de autos, lanchas y helicópteros, destaca además las múltiples visitas de Laureano Ortega Murillo, hijo del presidente y representante nacional de este proyecto, sin embargo, sabe que al iniciar la construcción terminará su suerte, su rancho en Brito será expropiado y deberá buscar otra playa si quiere seguir pescando.

Anuncios

Un pensamiento en “Viviendo en la ruta del canal”

  1. Al unico que no entrevistaste fue a este servidor dueño de la hacienda Brito de 2800 mz desde la desembocadura del rio brito hasta morgans rock y al este con miramar.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s