Archivo de la categoría: Uncategorized

Papers de Nicaragua

Doce firmas offshore (“fuera de costa”), 15 personas o entidades, 10 intermediarios y 10 direcciones postales aparecen de Nicaragua en los Panama Papers.

El consorcio de investigación periodística ICIJ advirtió que no están implicando a nadie en ningún tipo de actividad ilegal, sin embargo, los documentos son revelados por tratarse de paraísos fiscales donde las firmas por lo general no pagan impuestos. Por otra parte, fundar una empresa en Nicaragua es extremadamente fácil, el proceso tarda entre 13 y 36 días.

El link con la lista es público, pero para ser específicos debe usarse el buscador.

https://offshoreleaks.icij.org/#_ga=1.125775754.1628099029.1462817432

 

 

Delincuentes o rearmados, el Estado en el dilema de la legalidad

La fuerza militar en Nicaragua insiste en llamar a los rearmados “bandas delincuenciales”, es algo más que simple retórica, trata de mantener al Estado fuera del derecho internacional y las Convenciones de Ginebra

Un delincuente roba o mata para robar, pero no tiene “objetivos” políticos, también huye para no enfrentar a la policía y menos al ejército, ni pone una página en facebook que diga, miren somos los mejores tamales contra el gobierno. En los últimos años han aparecido algunos grupos que de una u otra manera se han enfrentado a las instituciones armadas, el Frente Democrático Nicaragüense (FDN 380), Coordinadora Gerrillera Nicaragüense (CGN), el grupo de El Flaco, Yahob, y recientemente las Fuerzas Armadas de Salvación Nacional (FASN EP) que se adjudica la matanza de simpatizantes sandinistas el 19 de julio pasado.

La pulpería policial de hecho asegura que “somos el país más seguro de Centroamérica“, con lo cual muchas mujeres solas seguro saldrán a caminar de noche por las calles de Hialeah o Las Torres y los demás iremos a aprovechar con nuestras laptops el Wi Fi gratis de los oscuros parques capitalinos. Sin embargo, no es esa inseguridad la que preocupa ahora, sino, aquella que practican las instituciones armadas.

En este momento lo peor que te puede pasar es ser liberal en Ciudad Darío, pues prácticamente toda la dirigencia opositora y sus familias están bajo sospecha por la masacre de los simpatizantes sandinistas y pueden ser secuestrados de manera ilegal por un grupo de soldados encapuchados y delatores enmascarados, sin saber, si estos “testigos” simplemente quieren salvarse el pellejo e inventan cualquier nombre después de ser acariciados.

Por otro lado está nuestra eficiente policía que espera resolver esta masacre cuando no ha podido con la mayoría de delitos comunes, como el de los Ocupa INSS, los femicidios de Estelí, y como en el Caribe Sur donde tienen una tasa de esclarecimiento del 55 por ciento.

Bueno, pero en Nicaragua vivimos en paz y reconciliación, matando a activistas sandinistas y apresando sin cargos a liberales. Por ahora, es difícil saber cuántos son los capturados, quienes son los desaparecidos y sobre todo la gran pregunta de todos sin excepción ¿quienes verdaderamente dispararon a esa pobre gente que no merecía morir en esos buses? ¿Quienes son estos del FASN EP, realmente cometieron estos crímenes y si lo hicieron, por qué la policía o el ejército no los busca o habla de ellos?

Sin embargo, aunque no estemos en guerra o no se quiera aceptar que se tratan de una amenaza política, la policía o el ejército bien puede hacerse la vista gorda de los derechos constitucionales de los civiles desarmados, pero no puede escapar del derecho internacional.

En primer lugar, no pueden hacer desapariciones o secuestros selectivos aunque sean sospechosos, según Amnistía Internacional “una desaparición forzada ocurre cuando una persona es detenida o secuestrada por el Estado o por agentes que actúan en su nombre, y luego se niega que la persona se encuentre detenida o se oculta su paradero, apartándola así de la protección de la ley”.

Cada una de las capturas sin orden judicial de la Policía Nacional y el Ejército de Nicaragua viola los siguientes derechos humanos fundamentales:

  • el derecho a la seguridad y la dignidad de la persona;
  • el derecho a no sufrir tortura o trato o pena cruel, inhumano o degradante;
  • el derecho a unas condiciones humanas de reclusión;
  • el derecho a una personalidad jurídica;
  • el derecho a un juicio justo;
  • el derecho a la vida familiar.

Los militares quieren evitar los Convenios de Ginebra, de hecho desde hace varios años se insiste al gobierno para que ratifique el Estatuto de la Corte Penal Internacional, ya que somos tan respetuosos de La Haya donde vamos a pelear con los vecinos hasta por un pantano. Sin embargo, “en caso de conflicto armado que no sea de índole internacional”, es posible aplicar disposiciones mínimas del derecho internacional humanitario.

Por un lado, es cierto que “solo puede existir un conflicto armado entre partes que estén suficientemente organizadas para enfrentarse entre sí con medios militares”, ¿pero cómo determinamos la capacidad de estos grupos? El doble atentado de las caravanas sandinistas, parecen tener la suficiente logística para alterar todo el funcionamiento normal de las fuerzas públicas.

Los estatutos internacionales también aplican la situación de guerra o conflicto armado cuando el Estado provoca la intervención del ejército, pues significa que la policía no es suficiente para enfrentar las hostilidades. Un documento sobre derechos humanos en situaciones bélicas está aquí disponible.

Así que podemos seguir comprando en la pulpería, tal vez encontramos algo de paz, pero si fuera el caso de revisar el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, el Estado como tal debe limitarse a entender que a pesar de no haber ratificado nada, hay una tipificación de crímenes de lesa humanidad que valen aquí y en China:

  • encarcelación u otra privación grave de la libertad física en violación de normas fundamentales de derecho internacional,
  • persecución de un grupo o colectividad con identidad propia fundada en motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos, de género,
  • desaparición forzada de personas.

Corrupción privatizada

La semana pasada en la ferretería compré un galón de pintura y un litro de diluyente. El litro por si algunos no saben, no es una unidad de masa, sino, de volumen, igual agua, petroleo o refresco, siempre será la misma cantidad, pero no en esta ferretería donde el envase de dos litros me daba cuatro dedos por debajo de la mitad.

Le reclamé al empleado por la medida y muy amable me cambió el diluyente en otra botella de plástico de dos litros, pero igual cuatro dedos menos de la mitad. Me reí un poco de la tenacidad de esta venta y me fui sin discutir más.

Mi madre en cambio, se topa a cada rato con cuentas parecidas que me parecían extrañas al principio y ahora la entiendo porque es una mujer anciana a la que fácilmente le pueden “dar vuelta”, su disciplina matemática nunca  había sido para mí tan necesaria como la sorprendente compra de un paquete de papel higiénico hace dos semanas, resulta que comprar dos paquetes de seis, es ocho córdobas más barato que comprar un paquete de doce rollos en “oferta”. Y es extraño que la publicidad que tanto nos aturde y por lo general nos engaña sea al fin de cuentas un delito que a pocos nos importa.

Así también por ejemplo, la casa de mi abuela desocupada por mucho tiempo, recibía puntualmente las facturas con consumos de un medidor que extrañamente seguía marcando, el mes que decidimos dejar que “cortaran” la luz porque al fin de cuenta nadie estaba viviendo ahí, no imaginamos que seguirían enviando facturas en base al “consumo histórico”.

Para terminar, la semana pasada mi hermana fue con sus hijos al cine y casi no escucharon la película, le pregunté por qué no había exigido que le devolvieran la entrada o reembolzaran el dinero, me dijo que nadie más se hubiera quejado y de todos modos no le hubieran hecho caso. Igual, todos parecen cansados de protestar, la razón y el derecho no son más que inútiles espectativas en un país que moralmente está en la ruina, así dejamos de ser nación, porque no existen ciudadanos, sino, víctimas silenciosas de atropellos constantes y rutinarios.

Y así sucesivamente, nada impide que te estafen. Tu salario indefenso está en manos de buitres. Por qué sorprende que la empresa privada se limite a observar pasivamente como se va derrumbando la institucionalidad, no puede tirar la primera piedra quien va cargando una culpa. La honestidad es una práctica olvidada en un país que en grandes y pequeñas cosas está en deuda con la moral.

Estado de violencia

La violencia es un acto que se impone, una violación a tu espacio vital, el acto indeseado y contra tu dignidad cuyo fin es someter tu voluntad. Esa es Nicaragua, el país donde las estadísticas policiales celebran que después de tantas guerras tenemos tan pocos muertos, pero esa misma policía deja que te agredan con palos si protestás y protege a las pandillas como si fueran sus propios hijos.

La guerra pasó de las montañas a las casas, batallas silenciosas donde las tragedias cotidianas son estadísticas incompletas, el Estado violenta el derecho de su gente en favor de los más poderosos, los hombres golpean, violan o gritan a sus esposas o hijas, las mujeres le pegan o gritan a sus hijos y esos hijos crecen pensando que eso, todo eso que han vivido, es normal.

Amamos el dolor, la sangre y la muerte, sólo necesitamos ver el televisor y los llamanos noticieros. Ahí a la vista de infantes aparecen heridos, suicidios, accidentes y pleitos, monumentos accesible a nuestra cultura cotidiana dispuesta a la indolencia humana, como si fueran bestias las personas que aparecen, sin importar razones. El derecho a expresar se ha convertido en derecho a mentir o denigrar, es la prostitución de la opinión.

Si sos empleado el Estado te obliga a sacar banderas a las calles, a asistir a actos que no te interesan, porque estás sometido a un salario que nadie más está dispuesto a darte, los bancos que te cobran por año intereses de 60 a 90 por ciento anual te emplean por 100 ó 200 dólares al mes con jornadas kilométricas de lunes a sábado, los exportadores que compran a campesinos un banano o un maiz por 30 centavos, los venden a siete y diez córdobas en los mercados. La agroindustria produce hambre, el campesino produce alimentos, pero está hambriento.

El ejército te vigila, la policía te abandona, los jueces son parciales, la prensa te ignora, los ricos se hacen más ricos, porque eso es lo único que importa. Los sindicatos se vuelven cómplices del robo a los asegurados, los transportistas te imponen un modelo inútil e inefectivo, los curas o pastores sólo se quedan con las monedas de plata y se olvidan de los cristianos, los pobres cuando pueden te asaltan, los ricos cuando pueden te asaltan, los de en medio nos quedamos esperando los míseros privilegios que el poder político y económico nos ha otorgado de su mesa llena de migajas, pero estamos inconformes sentados porque esperamos que los pobres que nunca han tenido nada, sean los que se levanten y expongan lo último que les quedan, sus cuerpos como sacrificios vivos frente a los antimotines.

No necesitamos una mara 18 o salvatrucha recorriendo nuestras calles, ya otros han aprendido a subyugarnos, ya sabemos que seguirán vigilando nuestros correos, nuestras familias, inventando en nuestras vidas delitos y mentiras en sus medios, también sabemos que seguirán penetrando en nuestras vidas, tomando poco a poco más y más de nosotros, ellos comienzan comprando conciencias y es seguro que terminarán callando de alguna forma a aquellos que no se vendan, porque la guerra no es guerra por los muertos, es guerra para someter a los que sobreviven.

No compro el Post

Yo no compraba el Washington Post, si acaso  lo miré alguna vez online y sobre Watergate tampoco leí algo. Ví la película, una gran película por cierto, con Dustin Hoffman y Robert Redford.

Sin embargo, debo confesar: Compro libros en Amazon.

El modelo de periodismo a profundidad no está obsoleto, lo viejo es el modelo comercial de la prensa escrita. Si los periódicos van a desaparecer, lo dudo, pero tienen que cambiar porque el mundo gira y las rotativas también. El Post ya estaba pujando por mejorar su presencia virtual y la venta a Amazon es la mejor opción posible, sobre todo porque se trata de una empresa que ha dejado claro que la lectura digital es un hecho y es la que más provecho económico tiene de las nuevas generaciones y las nuevas formas de lectura.

También hay que recordar que los diarios no sólo mueren por los compradores, sino, sobre todo porque los anunciantes se avalanchan sin criterios lógicos al mundo virtual, mucho más desproporcionadamente que los cambios comparativos de lectura impresa y digital. Jaque al diario impreso.

La revista Spiegel, muy arrogante con su posición algo más cómoda en plena crisis, explica en su portal que el éxito del internet es la mezcla de información útil e información superficial, la gente lee lo que quiere online, pero ante la falta de un click en los periódicos que indique las preferencias de los lectores, los diarios escriben lo que los redactores quieren que la gente lea.

Spiegel tiene sus once mandamientos de la prensa escrita en tiempos del internet, mi traducción es la siguiente:

1. Los medios impresos deben diversificarse en dispositivos como celulares, tabletas e internet.

2. Para competir con los medios digitales, los periódicos sólo pueden acudir a la desaceleración. Los medios digitales se usan en el apuro cotidiano, el diario debe concentrarse en mejores temas, profundidad, trasfondo y buena escritura.

3. El tiempo del periódico como tradición u oráculo familiar pasó, debe apostarse por lo sorpresivo por medio de historias, análisis, lenguaje y opiniones.

4. El periódico debe hacerse indispensable a través de sus servicios, autores, comunidades y énfasis local.

5. Aprender de la complicidad de las redes virtuales, los diarios necesitan algo más que cartitas de lectores, hay que hacer al público cómplice, pedirle opiniones, datos, debate e incluso hacer que escriba.

6. Los periodistas deben mantener un perfil más allá de las redacciones, por medio de blogs y su presencia virtual.

7. Los medios deben hacer de sus portales digitales más que una copia de la edición impresa, deben actuar independientes.

8. Superar las montanas de palabras. Darle la palabra a las fotos, gráficas y videos donde aclaraciones sobran.

9. Balance entre lo impresio y digital. No hay que regalarle nada importante al internet.

10. Estrategia de cuatro canales para diferentes tipos de usuarios y necesidades: Impreso, tableta, celular e internet.

11. Y nada tiene sentido si no pasa lo siguiente: El lector de periódicos debe apoyar al medio que durante décadas lo ha hecho más inteligente y le ha entretenido. El lector debe pagar.

El Frente Sandinista: Iglesia, empresa y guerrilla sin ideología III

Qué interés tiene un grupo de obtener poder, si no hay beneficios? La ideología del poder como herramienta para el cambio social o para la toma de decisiones en los espacios políticos, es una idea demasiado moderna para un país bananero. El poder es más erótico como control y sobre todo cuando el dinero es la mejor herramienta, cuando se llega a manejar el Estado, el gobierno como botín resulta ser la práctica histórica. El saqueo de las arcas públicas e instituciones, así como el enriquecimiento acelerado son parte de la costumbre de la clase política nacional, sin embargo, el Frente Sandinista a pesar de su “perfil popular” es el único partido político que funciona como una empresa privada, donde una familia se ha adueñado de la marca FSLN y diferentes gerencias administran la granja.

F$LN S.A: marca política y poder económico

La revolución y el FSLN son marcas de mucho peso, como Coca Cola en la Wall Street es el FSLN en la historia y las elecciones de Nicaragua. El posicionamiento mediático y el bombardeo publicitario se manejan en el mejor término de las estrategias de marketing. Y funciona, como le funciona a las gaseosas.

Muy claro está que no hay producto que pueda venderse sin publicitarlo. Visibilidad, posicionamiento y valor agregado, es muy conocida la receta. La necesidad de proveer a la clientela fija un producto y conseguir nuevos clientes, ha generado una dinámica de empresa dentro del antiguo partido de gremios y sindicatos de izquierda.

Tampoco debe caer uno en la exageración, el poder económico sigue en manos de apenas doce familias que forman un grupo económico muy pequeño, como lo describe el ex presidente del Banco Central Franciso Mayorga. Apenas sobresalen al final de esta lista los militares y su fondo de inversión en el IPSM con unas acciones dentro del BDF y recientemente podemos agregar a ALBANISA con activos de 270 millones en el 2009 vinculados a la factura petrolera con Venezuela, según la revista Confidencial.

Un error del pasado somocista y la década de los ochenta fue la oposición del gran capital nacional, en esta ocasión silenciado, precisamente por una cómoda relación de negocios. El Frente Sandinista ni siquiera compite con los grandes capitales como lo hacía Somoza, por el contrario, al Grupo Pellas le tendió la mano para participar en el negocio energético. Las inversiones sandinistas son discretas y lejanas a los intereses del sector privado porque aprendió que tienen demasiada fuerza para derrocar gobiernos cuando se enojan y de negociar con cualquier tipo de gobierno cuando les conviene o al menos no afecta sus intereses.

Es un error además pensar que el FSLN se debe únicamente a ALBANISA, lo que ha logrado el petróleo venezolano es reducir poder al sector empresarial sandinista, al dotar a la familia Ortega Murillo y sus allegados de un buen capital económico para definir sus propias estretegias sin tener que ceder a las presiones del otrora poderoso gremio.

Parte del capital “tradicional” del sandinismo proviene en primer lugar de La Piñata promovida por las leyes 85,86 y 88, entre las elecciones de febrero  y la entrega del poder en abril de 1990, con las cuales pasaron buena parte de viviendas, fincas, terrenos y empresas a manos de la cúpula y se creó un nuevo grupo dentro del partido. 1,283.7 millones de dólares ha pagado el Estado de Nicaragua, en concepto de indemnización a 7,510 ciudadanos de diferentes nacionalidades por este hecho.

Después de las asonadas de 1990 y 1991, el gobierno de Chamorro tuvo que negociar el programa de reestructuración que pretendía sobre todo reducir el ejército, un monstruo innecesario entonces. El gran pastel eran 1709 empresas agrícolas, agroindustriales y otros bienes en diferentes rubros, según un artículo del ex ministro de la presidencia Antonio Lacayo, la mitad de esas empresas de la otrora Area Propiedad del Pueblo (APP) pasaron de las Corporaciones Nacionales del Sector Público (CORNAP), incluyendo un grupo bastante jugoso que pertenecía a la Corporación Industrial del Pueblo (COIP), pero estas fueron apenas 351 empresas del gran paquete.

Lacayo advierte que se trataron de devoluciones a propietarios originales en el caso del ingenio San Antonio y el Monterosa, las embotelladoras de Coca y Pepsi Cola, la cervecería Victoria, la jabonería Prego, el matadero Amerrisque,  Eskimo, La Perfecta, pero también dejaban un 25 por ciento de las acciones a los trabajadores, los cuales con el tiempo fueron vendiendo poco a poco sus participaciones y no siempre al accionista principal de entonces.

El Informe del Proceso de Privatización al 30 de noviembre de 1996, publicado en esa fecha, advierte que la CORNAP entregó al Ministerio de Finanzas más de 408 millones de córdobas en concepto de cobros por arriendos de fábricas, o por abonos de pagos contra las opciones de compra negociadas, con lo cual se deja claro que se trataban de negocios rentables, sólo la COIP Central contaba con Cereales de Centro América (CERSA), Compañía Cervecera de Nicaragua, El Caracol, Embotelladora Milca, Embotelladora Nacional, Empresa Nacional de la Sal, Hielera Polar, Industrias Delmor, Industrias Chipirul, Industrias Químicas de Nicaragua, Licores Bell, Panificadora Industrial del Pueblo, AGROTEC, Centroamericana de Calzado, Complejo Textil Managua, Empresa Nacional de Vestuario, Compañía de Productos Atmosféricos, Electroquímica Pesada, Empresa Nicaragüense de Sueros, Fábrica Nacional de Fósforos y Cerillos,  Nicaragüense de Aluminio (NICALUM), Empresa Nacional de Buses (ENABUS), Cartonera de Nicaragua, Ingenio Victoria de Julio, Ingenio Julio Buitrago y el Ingenio Benjamín Zeledón, NICA ARROZ, TABANIC.

No se debe negar que la participación económica mixta del sandinismo con el gran capital empieza desde ahí, pero es también innegable que existen recursos externos que no precisamente provienen de Venezuela y que tampoco están controlados, estos fondos proviene de amigos como el desaparecido Mohammed Gadafi o las FARC, sobre estos negocios libres de impuestos y no declarados, puede consultar con El País.